No justifiques ante otros tu decisiones parentales.

Me llegó este enlace. Lo encontré muy interesante. Para nosotros que somos padres que nadamos muchas veces contra la corriente, que seguimos caminos no muy convencionales es muy fácil caer en estar dando explicaciones y  justificaciones a otros de los caminos que tomamos y a menudo nos encontramos dando toda clase de explicaciones para ver si encontramos alguna clase de aceptación, simpatía o entendimiento.

   http://www.enjoyparenting.com/daily-groove/dont-explain 

Es difícil estar siempre con la claridad de entender que cada cual vive, cría, y visualiza las cosas de manera diferente y en tiempos diferentes. Lo que les sirve a unos no necesariamente le es útil a otros. Lo que nos funciona hoy a lo mejor mañana necesitaremos re inventarlo. Por lo tanto, nadie está en nuestros zapatos, cada cual toma las mejores decisiones de acuerdo a lo que cada cual vive, los conocimientos, y prioridades del momento. justificarnos, da paso a que otros sientan que pueden opinar. Sino se está en busca de consulta, a veces es mejor no darle pie a ella.

Reconozco que me he encontrado dando justificaciones a la familia, a los amigos, etc. porque valoro sus opciones. Muchas veces como mecanismo de defensa empiezo a escupir información, cito artículos, estadística, y todo cuanto se me cruza por la cabeza y paso a ser cuestionadora de los conocimientos del tema con mi interlocutor. Ej…¿Cuántos educados en casa conoce?, ¿cuántos buenos ejemplos de educados en casa conoce?, ¿haz leido algún libro al respecto?, etc..Muchas veces cuando la persona que esta en frente dice “cosas por decir” y sin ninguna intención en profundizar el tema, todo el apabullante discurso le parece agobiador y cambiarán de temas. Las personas mas interesadas volverán luego con sus propios análisis y dudas.

La culpa

¿Se han fijado que en estas últimas décadas se ha generado una especie de neblina hacia el sentimiento de culpabilidad?.

Me ha llamado la atención este tema cuando se ha habla de la maternidad(paternidad), pero que en realidad se puede extrapolar hacia cualquier ámbito de la vida y del desarrollo humano.

Me llegó el concepto cuando se entra en discusión de que no hay que vanagloriarse mucho de que uno le dio leche materna a su hijo, para no sentir culpable a aquella madre que no pudo. Sin embargo, el no hacer sentir a alguien por algo que no pudo hacer o no pudo acceder, realmente no ayuda, más bien todo lo contrario. Sólo justifica y le da una falsa impresión de que todo está bien. No elimina la realidad, y por lo tanto no se hace nada por mejorar y menos aún evitar que se repita los mismos errores en el futuro con uno y con otros. El no hablar de los errores propios o de otros y las respectivas culpas, es sólo meter la basura bajo la alfombrar y es ahí donde se crean los mitos y las especulaciones.

Hablemos las cosas como son, hablemos con nosotros mismos y con otros de nuestras culpas, errar es humano y es normal. Nadie es perfecto. Reconocer nuestras debilidades no nos hace más débiles sino todo lo contrario. Te da el poder y la fortaleza del auto-conomiento y de las auto-limitaciones y con ello, podemos buscar caminos, herramientas y ayuda..en síntesis nos sirve para crecer y ser mejores.

Si quisiera hacer una lista de mis culpas, les aseguro que sería bien larga, a lo mejor más larga que la suya. Aquí algunas muestras:

Nunca a puse atención ni aprendí en las clases de piano que mi mamá me obligaba a tomar cuando era niña. Ahora me gustaría saber para enseñarle a  mi hija que sí quiere. Podría decir que tocar piano es terrible de aburrido, ridículo, anticuado… pero eso sería sólo mitos para justificar mis culpas. ¿Qué puedo hacer? Buscar clases para  mi niña si es que quiere y por supuesto alguien que sea entretenido y motivador.

Otro..mi hija nació por cesárea. Mi culpa fue que  no fui preventiva, leí información equivocada, creí lo que me estaban diciendo sin cuestionar…resultado..no le pude brindar a mi bella hija la entrada al mundo que ella se merecía. Podría mentirme y decir que sí fue necesaria, que la salvaron, que al fin y al cabo está sana y salva. Lamentablemente, esas justificaciones también servirían para seguirle faltando el respeto a mi hija y eso sería errar sobre lo errado. Que pude hacer y que voy a hacer al respecto. Primero, no repetir mis errores pasados. Busqué y le dí una llegada al mundo tranquila y amorosa a mi segundo hijo, del cual su hermana fue testigo. Segundo, le hablé y la seguiré hablando con mi verdad a mi hija, le pedí y pediré disculpas. Tres, estaré aquí con mis oídos y mi corazón listo para cuando ella venga a contarme de sus culpas.

Ejemplos hay muchos y son parte de la vida, yo seguiré trabajando con mis culpas, un día a la vez.

Nacimiento y primera lactancia..

Encontrar información en Internet acerca de la lactancia y parto es bastante fácil. Lamentablemente la primera los primeros sitios de Internet que entregan los buscadores son aquellos publicitados por la industria de la  leche ( de vaca altamente procesada) que son las mismas que producen  las leches de fórmula artificial para los bebés. Definitivamente hay por supuesto un gran conflicto de interés al respecto. Sería como ir a buscar información de vida saludable en un local de comida rápida.

En estos tiempos en que ya no vivimos en comunidades de familiares, llegamos a la Lactancia, Parto y Maternidad (Paternidad) sin apoyo, información y de una soledad increíble. La publicidad se nos ha metido por los ojos y se nos rebalsa por los poros. La preparación para el  nacimiento de nuestros hijos se limita a conseguir una buena clínica de infraestructura lujosa (con Obstetras con muchos Títulos y Post-grados colgados en la pared de impecables diplomas),   de una habitación bellamente decorada llena de aparatos sofisticados de última tecnología , y con una cálida y amorosa celebración de Baby Shower donde inundan a los padres de plásticos, peluches y máquinas muy tiernas que tienen como objetivo reemplazar el calor de la progenitora, de su alimento… de la separación física y emocional del bebé y de su madre.

Las nuevas madres de maneras muy confiada, logran relegar por completo todo lo que se les encima relacionado con el parto y lactancia a estos profesionales con diplomas, que nos aseguran salvar la vida de nuestro bebé y nuestra.  Sin embargo, si fuéramos realmente científicas y calculadoras, pediríamos resultados.. – A ver, Señor Doctor, presente sus estadísticas…(no se nos tiene que olvidar que el paciente-madre, al fin y al cabo, es el CLIENTE).  Usted como cliente está comprando un servicio, ya sea que lo pague directamente de su bolsillo, sea seguro privado, o público (seguro que se paga con los impuestos de todos)..al final, el doctor es pagado por alguien y en última instancia, el pagador que está comprando un servicio es el paciente. El doctor no trabaja de gratis y es lo que corresponde, pero tampoco le está haciendo un favor. Nos encontramos entonces, con altas tazas de cesáreas e intervenciones innecesarias..leáse, mientras mayor nivel socioecómico mayor es esta cifra, de las cuales muchas si es que no la gran mayoría son ajenas a razones médicas propiamente tales…de nuevo pedimos cifras..es ilógico y absurdo  que un 40 a 60 % de  nacimientos sean por cesáreas en algunos estratos de la población ( la OMS recomienda un máximo de un 10-15 %), es no creíble que científicamente sea real. Si fuera así, no estaríamos aquí como especie. No estoy en absoluto en contra de las cesáreas como un excelente procedimiento de emergencia que sirve para salvar la vida en caso de peligro inminente de la madre y el bebé. Y vuelto a lo mismo, no es la norma que medicamente ese porcentaje tan alto esta en peligro de muerte, si fuera el caso tendríamos que seriamente tomar medidas inminentes para nuestra supervivencia como especie, porque algo estaría realmente mal.

 A estas alturas se preguntará usted, que tiene que ver esto con la lactancia, pues mucho. Las cesáreas como otras intervenciones por razones no médicas durante el parto, le quitan la confianza a la madre de sus capacidades físicas y emocionales de estar a cargo de su nuevo rol como madre. Una mujer al encontrarse con un cicatriz de cirugía mayor como es la cesárea, no se puede encontrar en plena capacidad física  para hacerse cargo de su  bebé. La faltó del cóctel hormonal de un parto vaginal normal.  El mejunje de medicamentos que se le administró a la madre antes, durante y después; dificultan las primeros momentos, días de lactancia para la madre y el bebé. La recuperación física es difícil, a veces dolorosa y por lo demás no óptima. Van a salir voces diciendo que ellas tuvieron cesáreas y no tuvieron a problema al poner el niños al pecho, hay muchos casos de estos, pero no es el caso de la mayoría. Se encuentra con exceso de fluidos  por sueros, los pechos demasiado engrandecidos, bebés adormilados y con poco reflejos de succión que pueden durar días, etc..También es posible crear el apego a pesar de la separación cuando envían a la madre a la sala de recuperación, pero se requiere de mucha voluntad y un apego que se tiene que crear desde el intelecto y que cuesta que fluya de manera natural como cuando surge del instinto después del cóctel hormonal durante del parto.  Para más información veáse los artículos de Michel Odent.

Vuelvo al punto, antes semejantes intervenciones no nos educamos, nos se nos educa y no queremos saber. El miedo nos domina y nos impide tan siquiera echar una investigadita. Confiamos a ojos cerrados  en el primer diagnostico que el doctor nos da y aceptamos obedientemente el procedimiento a seguir, sin ni siquiera pedir por posibles alternativas y para que decir de pedir segundas y terceras opiniones. Me atrevo sin descaro a decir; y leáse que me incluyo en todo y en cada cosa que he planteado, porque también actué  alguna vez así, que cotizamos más al comprar un televisor, un computador, un celular, un auto o un casa nueva  que las opciones y posibles escenarios en como nuestros hijos llegan al mundo.

Les pongo un ejemplo para que sea más fácil de visualizar. Imagines que usted y su familia deciden irse de vacaciones a la playa (o al campo).  Ustedes toman precauciones de manera anticipada, preparan el auto con gasolina, le echan una chequeadita el vehículo para no quedar varados en el camino, y hasta a lo mejor tienes contratado un  servicio de grúa en caso que exista alguna emergencia en el camino; deciden la hora que van a salir para que no les toque el tráfico, deciden por los costos de los peajes, distancias y camino. Planeando cómo y dónde comer en el camino, y dónde parar para estirar las piernas e ir a baño. Calculan a grueso modo cuanto dinero van a necesitar para el camino y las vacaciones, y el medio de pago que van a ocupar, por supuesto de tenerlo a mano. Su objetivo es llegar a destino en las mejores condiciones  para empezar a disfrutar las vacaciones.

Imagínese ahora todos los posibles escenarios, si ustedes no se prepara y no se educa antes semejante aventura. Pueden quedar botado con el vehículo en l carretera con la familia y los niños chicos impacientes y con hambre, después que se pierde y no tiene plata para pagar el peje o la gasolina. Que hay alguien que se hace pipí y no encuentra donde parar en lugar conocido y le agarró la noche,  se encontró metido en un tráfico descomunal y más encima, se le quedó la billetera. Para rematarla, al llegar a destino la cabaña que arrendó la habían doble reservado y va a tener que esperar otro día para que le asignen una cabaña nueva. Por supuesto que también puede apostar a su suerte, y que le toque la dicha de que nada malo pase. En caso de catastrofe natural, está usted conforme porque al final y al cabo están todos sanos y salvo, pero…Realmente es mejor empezar las vacaciones con el pie derecho.

En este caso el parto sería el viaje a la playa, y las vacaciones y el descanso serían la primera lactancia y el puerperio.

 Por supuesto, que si está informado y se toman decisiones con antelación y /o se tiene mucha suerte, el apego y la lactancia  de los primeros días y meses van a ser más fáciles. Si se cuenta con voluntad, apoyo familiar, médico y social las cosas siempre van a ser más fáciles, pero sino es así, hay que tomar medidas y buscar opciones y apoyo. Es la salud y bienestar actual y futuro del bebé y la madre lo que está en juego, y eso jamás debe tomarse con ligereza.

Nota:  Tampoco estoy en contra de manera absoluta contra la leche artificial para bebé. Por supuesto, que tiene su lugar, pero dentro de las opciones de alimentación de un bebé la Fórmula ocupa el  Cuarto Lugar. Pero ese es asunto lo voy a tratar otro día.

A %d blogueros les gusta esto: