Pensamientos fortuitos frente a la Escolarización

Estoy con intensiones de retomar este Blog porque expresar ciertas cosas se me hace imperante sobre todo para quienes como nosotros estan viviendo este camino o que quieren aclarar un poco de sus dudas.

 

Como algunos ya saben ni mis niñ@s ni nosotros como padres tenemos nada de antisociales. Nos desenvolvemos en múltiples actividades y grupos sociales variados. Ultimamente, nos ha tocado escuchar conversaciones repetidas entre nuestros pares de padres con hijos de edades similares. Las conversaciones giran permanentemente a que Colegio (Escuela) o Jardín Infantil al que asisten los niños. El cómo consiguieron la entrada, cuánto pagan, y el trato de los profesores con los niños, el tipo de educación supuestamente imparten (similitudes y discrepancias entre lo que dicen que ofrecen y lo que realmente brindan), el bulling y el estrés de las levantadas temprano, que los niños andan con sueño, etc. Además sin hablar de la “excelencia académica”.

En estas ocasiones donde a veces estoy con mi marido y otras no, no nos queda otra que irnos para la casa lo afortunados que somos de que todo ese ambiente no sea parte de nuestras preocupaciones. Sé que Homeschooling no es una opción para todos, ni siquiera para una mayoría minoría significativa, pero veo a los padres de los escolarizados muy enfocados en  “problemas” ajenos al niñ@ en cuestion, en ver de disfrutar lo que supuestamente el sistema les está brindando.

 

Mi lógica es bien simplista, si los padres optan por un sistema escolarizado, es porque supuestamente ese sistema, es lo que quieren para sus hij@s . Que dicho sistema les sirve, les es de ayuda y les facilita el proceso de formación  para sus pequeñ@s, que les enriquece y mejora de alguna forma sus vidas.

 

Me llama profundamente la atención donde estas conversaciones donde en un principio trato de mantenerme el margen, aunque se me hace dificil, no lo niego; no se habla de lo que los niñ@s han aprendido, de los momento s felices que han pasado. Es ahí entonces, donde me baja un poco de tristeza de percartarme que es ahí en las etapas primeras de la escolarización cuando las familias entran en el laborigen de la escolarización, donde se pierde la coneccción básica con lo que se supone que el objetivo final que es el desarrollo del menor. Para que entonces pedir que se relaten anécdotas del día a día, frases, dialogos con otros, reacciones de lo niños, ya que fisicamente los progenitores no están.

Más aún, respecto a esto último, no puedo de dejar darle la importancia que requierede que mi suegra está viviendo todos estos momentos con sus niet@s, las cosas que se perdió con sus propios hijos. Cada uno de estos momentos es importante y la sensación queda para toda la vida. A su vez, para los niños es sumamente enriquecedor tener la figura de apego, de seguridad en el background.

Los niñ@s que todos lo escuchan, todo lo ven, todo lo sienten; ¿que sentimientos les quedarán frente a estos primeros años de escolarización?.

No justifiques ante otros tu decisiones parentales.

Me llegó este enlace. Lo encontré muy interesante. Para nosotros que somos padres que nadamos muchas veces contra la corriente, que seguimos caminos no muy convencionales es muy fácil caer en estar dando explicaciones y  justificaciones a otros de los caminos que tomamos y a menudo nos encontramos dando toda clase de explicaciones para ver si encontramos alguna clase de aceptación, simpatía o entendimiento.

   http://www.enjoyparenting.com/daily-groove/dont-explain 

Es difícil estar siempre con la claridad de entender que cada cual vive, cría, y visualiza las cosas de manera diferente y en tiempos diferentes. Lo que les sirve a unos no necesariamente le es útil a otros. Lo que nos funciona hoy a lo mejor mañana necesitaremos re inventarlo. Por lo tanto, nadie está en nuestros zapatos, cada cual toma las mejores decisiones de acuerdo a lo que cada cual vive, los conocimientos, y prioridades del momento. justificarnos, da paso a que otros sientan que pueden opinar. Sino se está en busca de consulta, a veces es mejor no darle pie a ella.

Reconozco que me he encontrado dando justificaciones a la familia, a los amigos, etc. porque valoro sus opciones. Muchas veces como mecanismo de defensa empiezo a escupir información, cito artículos, estadística, y todo cuanto se me cruza por la cabeza y paso a ser cuestionadora de los conocimientos del tema con mi interlocutor. Ej…¿Cuántos educados en casa conoce?, ¿cuántos buenos ejemplos de educados en casa conoce?, ¿haz leido algún libro al respecto?, etc..Muchas veces cuando la persona que esta en frente dice “cosas por decir” y sin ninguna intención en profundizar el tema, todo el apabullante discurso le parece agobiador y cambiarán de temas. Las personas mas interesadas volverán luego con sus propios análisis y dudas.

A %d blogueros les gusta esto: