Viviendo sin fronteras.

Ha sido un año intenso, ya cumplimos un año desde que nos mudamos de país. En resume, los niños de han adaptado muy bien al cambio cultural, de clima, de idioma, y acostumbrarse a vivir más solitarios de amigos homeschoolers y más rodeados de familia. A nosotros por otro lado, como padres nos ha tocado quizás más intenso a simple vista quizás porque sómos más viejos, menos flexibles y hemos vividos más historias.

Para todo esto no ha existido fórmula mágica, ha sido un año de muchos conflictos entre nosotros, muchos ajustes con el medio, la familia, y la cultura. Hemo aprendido todo una infinidad, conocido mucha gente nueva, enriquecedora. Nos hemos tenido que acostumbrar a vivir en el campo, con menos tecnología especialmente internet y todo lo que implica un ambiente diferente a lo antes vivido.

Extrañamos infinitamente a grandes amigos que fueron nuestra familia por tanto años, que nos cobijaron como aquel que abriga al familiar más cercano. Hemos todos sido muy afortunados en esta  vida de contar con grandes amistades de esas que a uno lo llenan en tantos momentos lindos, por eso duele no poder estar más cerca.

La gracia es ahora tener a la familia y nuevos amigos que van ocupando nuevos lugares en nuestros corazones y es ahí cuando el circulo se expande. Veo a mis hij@s tan ausentes de fronteras que me llena el corazón ver con la naturalidad que ven que sus circulos se expanden. Que les sea natural que su mundo no se limite  a lo que conocen, Que esto que stoy viviendo e lindo y maravillosos, pero a lo mejor al lado hay otra realidad diferente que puede ser igualmente cautivante y enriquecedora,

De esto se trata en esencia el Unschooling. De acorger los momentos y las vivencias sin perder la perspectiva que siempre hay algo más que agregar y descubrir.

Anuncios

Mi presentación hablando de Unschooling en la 4ta. Reunión Homeschooling Chile

Video Caption

Pensamientos fortuitos frente a la Escolarización

Estoy con intensiones de retomar este Blog porque expresar ciertas cosas se me hace imperante sobre todo para quienes como nosotros estan viviendo este camino o que quieren aclarar un poco de sus dudas.

 

Como algunos ya saben ni mis niñ@s ni nosotros como padres tenemos nada de antisociales. Nos desenvolvemos en múltiples actividades y grupos sociales variados. Ultimamente, nos ha tocado escuchar conversaciones repetidas entre nuestros pares de padres con hijos de edades similares. Las conversaciones giran permanentemente a que Colegio (Escuela) o Jardín Infantil al que asisten los niños. El cómo consiguieron la entrada, cuánto pagan, y el trato de los profesores con los niños, el tipo de educación supuestamente imparten (similitudes y discrepancias entre lo que dicen que ofrecen y lo que realmente brindan), el bulling y el estrés de las levantadas temprano, que los niños andan con sueño, etc. Además sin hablar de la “excelencia académica”.

En estas ocasiones donde a veces estoy con mi marido y otras no, no nos queda otra que irnos para la casa lo afortunados que somos de que todo ese ambiente no sea parte de nuestras preocupaciones. Sé que Homeschooling no es una opción para todos, ni siquiera para una mayoría minoría significativa, pero veo a los padres de los escolarizados muy enfocados en  “problemas” ajenos al niñ@ en cuestion, en ver de disfrutar lo que supuestamente el sistema les está brindando.

 

Mi lógica es bien simplista, si los padres optan por un sistema escolarizado, es porque supuestamente ese sistema, es lo que quieren para sus hij@s . Que dicho sistema les sirve, les es de ayuda y les facilita el proceso de formación  para sus pequeñ@s, que les enriquece y mejora de alguna forma sus vidas.

 

Me llama profundamente la atención donde estas conversaciones donde en un principio trato de mantenerme el margen, aunque se me hace dificil, no lo niego; no se habla de lo que los niñ@s han aprendido, de los momento s felices que han pasado. Es ahí entonces, donde me baja un poco de tristeza de percartarme que es ahí en las etapas primeras de la escolarización cuando las familias entran en el laborigen de la escolarización, donde se pierde la coneccción básica con lo que se supone que el objetivo final que es el desarrollo del menor. Para que entonces pedir que se relaten anécdotas del día a día, frases, dialogos con otros, reacciones de lo niños, ya que fisicamente los progenitores no están.

Más aún, respecto a esto último, no puedo de dejar darle la importancia que requierede que mi suegra está viviendo todos estos momentos con sus niet@s, las cosas que se perdió con sus propios hijos. Cada uno de estos momentos es importante y la sensación queda para toda la vida. A su vez, para los niños es sumamente enriquecedor tener la figura de apego, de seguridad en el background.

Los niñ@s que todos lo escuchan, todo lo ven, todo lo sienten; ¿que sentimientos les quedarán frente a estos primeros años de escolarización?.

Algunas cosillas que me gustarían que mis hijos aprendieran.

Aquí va un listado de como me vienen las cosas en la cabeza de algunas cosas que me gustarían  mis hijos aprendieran o incorporaran a sus vidas, pero no es para nada un listado estricto de cosas más o menos importantes, algunas prácticas y otra banales. Ahí va:

* Amar la vida, los momentos y las personas que los rodean y acompañan en cada momento de la vida. Que disfruten el día que viven que no volverá jamás.

* Que tengan siempre presenten velar por si mismos, porque nadie lo puede hacer mejor que uno mismo, desde lo que comen, donde pisan , su seguridad física y emocional.

* Aprender a tener paciencia y manejar la frustración.

* Dejar ir los problemas que  escapan de nuestras manos.

* Aprender a manejar, nadar, bailar, andar en bicicleta, escalar,etc.

* Aprender a hacer trámites y lidiar algunas veces con la burocracia.

* Aprender a cocinar y preparar sus propios alimentos.

* Aprender a cultivar una pequeña huerta.

* Un poco de mecánica básica.

* Cuidado personal, reconocimiento de sus cuerpos, reconocer síntomas, recocer sus propios ciclos aprender a respetarlos. Aprender a curarse con hierbas, alimentos naturales, ejercicio, etc. primero.

* Poner a lavar ropa y hacer una compra de supermercado, buscar los mejores precios.

* Toda la parte académica que enseñan en los colegios y más.

* Saber que la libertad propia empieza y termina con la del otro.

* Que no se puede dar lo que no se tiene incluyendo el amor.

* Hablar, leer y escribir al menos tres idiomas.

* El placer de aprender y  el amor por la ideas. Que uno nunca termina de aprender y a maravillarse con lo nuevo y lo viejo.

* Que nadie es invencible y/o imprescindible.  Uno sólo es importante para sí mismo y en la medida que influencia positivamente en los otros.

* A no aferrarse a las cosas materiales y a ocupar sólo lo que uno necesita.

* Que el mundo no empieza ni termina en la puerta de mi casa y que está lleno de posibilidades.

Los niños aprenden de lo que viven

Ayer nos pasó una anécdota muy bonita. Anoche estuvimos en una reunión de madres y mis niños estuvieron jugando muy entretenidos con una amiguita. Cuando llegó la hora de retirarnos, la amiguita se puso triste porque no quería dejar de jugar. Mientras la niña lloraba y su mamá trataba de consolarla y ayudarla a que se pusiera la chaqueta, Vic corrió al mesón. Agarró un papelito y un lápiz y escribió rápidamente nuestro número de teléfono. Volvió donde la amiguita y le dijo – No llores, mira aquí tienes mi número de teléfono. Cuando estés triste y quieras jugar me llamas para que vengas a mi casa a jugar. Esto me lo contó segundos después la mamá de la niña. Yo orgullosa de mi beba que es capaz de simpatizar con los sentimientos de otros.

No justifiques ante otros tu decisiones parentales.

Me llegó este enlace. Lo encontré muy interesante. Para nosotros que somos padres que nadamos muchas veces contra la corriente, que seguimos caminos no muy convencionales es muy fácil caer en estar dando explicaciones y  justificaciones a otros de los caminos que tomamos y a menudo nos encontramos dando toda clase de explicaciones para ver si encontramos alguna clase de aceptación, simpatía o entendimiento.

   http://www.enjoyparenting.com/daily-groove/dont-explain 

Es difícil estar siempre con la claridad de entender que cada cual vive, cría, y visualiza las cosas de manera diferente y en tiempos diferentes. Lo que les sirve a unos no necesariamente le es útil a otros. Lo que nos funciona hoy a lo mejor mañana necesitaremos re inventarlo. Por lo tanto, nadie está en nuestros zapatos, cada cual toma las mejores decisiones de acuerdo a lo que cada cual vive, los conocimientos, y prioridades del momento. justificarnos, da paso a que otros sientan que pueden opinar. Sino se está en busca de consulta, a veces es mejor no darle pie a ella.

Reconozco que me he encontrado dando justificaciones a la familia, a los amigos, etc. porque valoro sus opciones. Muchas veces como mecanismo de defensa empiezo a escupir información, cito artículos, estadística, y todo cuanto se me cruza por la cabeza y paso a ser cuestionadora de los conocimientos del tema con mi interlocutor. Ej…¿Cuántos educados en casa conoce?, ¿cuántos buenos ejemplos de educados en casa conoce?, ¿haz leido algún libro al respecto?, etc..Muchas veces cuando la persona que esta en frente dice “cosas por decir” y sin ninguna intención en profundizar el tema, todo el apabullante discurso le parece agobiador y cambiarán de temas. Las personas mas interesadas volverán luego con sus propios análisis y dudas.

La culpa

¿Se han fijado que en estas últimas décadas se ha generado una especie de neblina hacia el sentimiento de culpabilidad?.

Me ha llamado la atención este tema cuando se ha habla de la maternidad(paternidad), pero que en realidad se puede extrapolar hacia cualquier ámbito de la vida y del desarrollo humano.

Me llegó el concepto cuando se entra en discusión de que no hay que vanagloriarse mucho de que uno le dio leche materna a su hijo, para no sentir culpable a aquella madre que no pudo. Sin embargo, el no hacer sentir a alguien por algo que no pudo hacer o no pudo acceder, realmente no ayuda, más bien todo lo contrario. Sólo justifica y le da una falsa impresión de que todo está bien. No elimina la realidad, y por lo tanto no se hace nada por mejorar y menos aún evitar que se repita los mismos errores en el futuro con uno y con otros. El no hablar de los errores propios o de otros y las respectivas culpas, es sólo meter la basura bajo la alfombrar y es ahí donde se crean los mitos y las especulaciones.

Hablemos las cosas como son, hablemos con nosotros mismos y con otros de nuestras culpas, errar es humano y es normal. Nadie es perfecto. Reconocer nuestras debilidades no nos hace más débiles sino todo lo contrario. Te da el poder y la fortaleza del auto-conomiento y de las auto-limitaciones y con ello, podemos buscar caminos, herramientas y ayuda..en síntesis nos sirve para crecer y ser mejores.

Si quisiera hacer una lista de mis culpas, les aseguro que sería bien larga, a lo mejor más larga que la suya. Aquí algunas muestras:

Nunca a puse atención ni aprendí en las clases de piano que mi mamá me obligaba a tomar cuando era niña. Ahora me gustaría saber para enseñarle a  mi hija que sí quiere. Podría decir que tocar piano es terrible de aburrido, ridículo, anticuado… pero eso sería sólo mitos para justificar mis culpas. ¿Qué puedo hacer? Buscar clases para  mi niña si es que quiere y por supuesto alguien que sea entretenido y motivador.

Otro..mi hija nació por cesárea. Mi culpa fue que  no fui preventiva, leí información equivocada, creí lo que me estaban diciendo sin cuestionar…resultado..no le pude brindar a mi bella hija la entrada al mundo que ella se merecía. Podría mentirme y decir que sí fue necesaria, que la salvaron, que al fin y al cabo está sana y salva. Lamentablemente, esas justificaciones también servirían para seguirle faltando el respeto a mi hija y eso sería errar sobre lo errado. Que pude hacer y que voy a hacer al respecto. Primero, no repetir mis errores pasados. Busqué y le dí una llegada al mundo tranquila y amorosa a mi segundo hijo, del cual su hermana fue testigo. Segundo, le hablé y la seguiré hablando con mi verdad a mi hija, le pedí y pediré disculpas. Tres, estaré aquí con mis oídos y mi corazón listo para cuando ella venga a contarme de sus culpas.

Ejemplos hay muchos y son parte de la vida, yo seguiré trabajando con mis culpas, un día a la vez.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: