No por mucho madrugar amanece más temprano

Hace unos días recibí un texto acerca de la visión Antroposófica de la Pedagogía y de los tiempos que ellos a su parecer serían los momentos mas respectados apar aprender por ejemplo a leer. Este idea venía de la mano dentro de la idea y las razones con que muchas familias adaptan las ideas del Unschooling con pinzeladas de Waldorf y porque no de otras tendencias pedagógicas. Hasta ahí todo muy bien a grandes razgos, porque dentro del pensamiento antrosófico el respecto y la espera de la madurez del niño biológica , emocional e intectual, es clave para la formación plena de la persona. Ahora si lo ponemos en perspectiva esto deja a años luz  a la Pedagogía “Tradicional” donde ninguno de estos aspectos es considerado y para que decir profundizados. Además no se considera al niño en cuestion es su individualidad, aspecto básico en la Pedagogía Waldorf.

Hilando más al detalle y el como, cuando y de que manera se interpreta la filosofía de Steiner en las diferentes instituiones de Educación Waldorf, ahí es donde nosotros en particular nos topa en varios puntos. Por ejemplo, estando particpando en una escuela Waldorf con mi mi niña cuando era tan sólo una bebé, una de las profesoras me dejó caer untexto de R. Steiner acerca del destete que se debiera producir entre los 6 y los doce meses, más o menos cuando el bebé empieza  a caminar.En este momento no tengo  a la mano el texto, y lo he buscado por internet y nada…Así que les dejo un par escritos por médicos antroposóficos que lamentablemente están escritos en Inglés.  Mi conflicto intelectual, la vivencia de ayudar y ver crecer a mucho niñ@s lactantes crecer a través de años, de ayudar a muchas madres en su camino de crianza y el vivir nuestra M(P)aternidad con nuestros hij@s, no concuerdo en lo absoluto que el destete y menos desde el punto de vista del Ego debe ser a tan temprana edad.

http://www.anthromed.org/Article.aspx?artpk=758

http://www.anthromed.org/Article.aspx?artpk=290

Ahora, mi conflicto es que muchas de estás instituciones no escapan a quedar dogmatizadas por un personaje y/o una idea fija e inmodificable. Las ideas de Steiner al respecto eran muy revolucionaarias para su época, sin embargo, no dejan de estar centradas por la influencia político-cultural de la Europa en las primaras décadas del Siglo XX. A mi parecer este pensamiento que no deja de ser positivo,pero es limitado por el momento histórico desde donde surguen las ideas. Además, del desconocmiento en piel de otras ideas y culturas, que pueden o no ser igualmente válidas. Por lo mismo dentro del pensamiento y flexibilidad del Unschooling, muchas ideas dentro de esta pedagogía pueden ser de inmensa ayuda.

Por eso nuestro pensamiento sigue siendo, recoger y adaptar lo que nos sirve y nos gusta, y el resto dejarlo ir.

Auto-regulación un ejercicio de confianza

AutoregulaciónLos bebés y los niños están constante crecimiento y cambio. Cuando llegué al mundo y las ideas de la Crianza con Apego, una de las teorias que  me cautivó es la como seres tenemos la capacidad de auto regularnos, desde lo que comemos, cuanto comemos, el dormir,el jugar, el reconocer las señales de nuestros propios cuerpos, e  incluso la auto regulación para aprender.

Como soy muy simplista, sintetizo la idea como que todos podemos aprender a auto regularnos de manera positiva en la medida que contemos con un ambiente enriquecedor y positivo hacia nosotros.

Recientemente nos hemos cambiado de país y por lo tanto de costumbres, idioma, ubicación geográfica, clima, personas, ambiente, las comidas, las bromas, la manera de comunicarse, los hemisferios, etc, etc, etc.Sin embargo, es increible como los niños se han adaptado porque conocen sus propios cuerpos y se manejan increible en la auto-regulación. Lo único que me queda por pensar es que los modos conductictas de que hay que establecer reglas para comer, dormir y aprender, porque sino lo niños son un desastre, es una tremenda  mentira. Al final, comeremos porque cada cierto intervalo de horas nos da hambre, y mirén que coincidencias que es justo la hora del almuerzo. Mis hijos duermen de noche igual que el resto de los mortales.Y durante el día cual niños sanos tienen necesidades de moverse, saltar y aprender.

Con amor en la Semana Mundial de la Lactancia

Esta semana las madres, familias, y las futuras madres lactantes estamos celebrando la Semana Mundial de la Lactancia. Muchas Felicidades para todas(os).

Quiero compartir un poco de nuestra historia como familia lactante que nos cambio radicalmente la vida, como la vivimos y la manera de como vemos el mundo.

Yo suponía la vida muy ordenada, llena de reglas y parámetros rígidos. El único que irónicamente no tenía identificado es que somos humanos, animales, bípedos, mamíferos. Por ende, el nacimiento de nuestra primer hija fue una maravilla desde el punto de vista de aquellos que se encuentran ideal alejarse de nuestra humanidad, pero que me abofeteó y espabiló de todo aquello que consideraba normal e ideal. Después vino tratar de amamantar a mi beba. Como mujer primeriza en estas labores tan intuitivas, hice más corto circuito que robot tratando de nadar en un piscina olímpica. Mientras tanto mi beba, ahí la manejaba para apalear como podía, una tras otra metida de patas de su madre (YO). Sin embargo, como que en algún minuto me revelé, y dí rienda suelta a mis instintos maternales. Mandé a que se fuera bien lejos  mi miedos, prejuicios, conceptos estríctos, opiniones de unos y otros (que por lo demás cada cual tiene una) y opté por aferrarme a mi niña así se acabara el mundo. Así en la profunda soledad de mi pequeño departamento, en un país con lengua ajena, con mucha incertidumbre económica, y muchas otras no muy tranquilas circunstancias, me decidía a lactar y velar por mi hija, y que mundo se agarrase porque ahí íbamos nosotras. Mi beba como siempre una campeona, tomó de mi pecho hasta que la leche fluyó y la satisfizo. Fueron días, semanas, quizás meses en que anduvimos cada día un poquito mejor que el otros, que a veces se me hacía infinita la montaña arriba, y de repente estaba arriba con mi beba en brazos dormida, con los labios llenos de leche de mamá. En esos momentos, tocabamos la cima, día tras día. Un día a la vez.

De ahí llegamos a los grupos de apoyo, que son muchos, partiendo por la Liga de La Leche, y muchos otros grupos de familias que se agrupan y se hacen camino en la crianza respetuosa.

Con la llegada del segundo hijo, no habían dudas, ni miedos, ni anciedad en relación a la lactancia. Ahí todo flujó la continuidad de la vida. Ya reconciliados con la incertindumbre y con la traquilidad de tener mucha gente detrás para acompañarnos.

 Yo ahora, estoy aquí para acompañar en el camino y brindar mi granito de arena, para que las familias y las madres nunca tengan que sentirse solas, que no tengan que nadar contra la corriente.  Tal como yo fui cobijada con mucho amor y ternura por otras madres.

Crianza en Brazos y el apego.

Todos venimos de familias, culturas y costumbres diferentes. Me atrevería majaderamente a afirmar que en términos bien generales vivimos en una sociedad que incentiva el desapego. un través de los siglos, y especialmente después de la revolución industrial, ya no necesitamos proteger a las crías de predadores naturales , ahora tenemos que protegerlos de predadores culturales . Como se supone que nuestra “calidad de vida a mejorado”  , pero nuestros bebés no tienen la  más remota idea en que era nacieron en la Pre Historia o en pleno Siglo XXI. Para cualquier bebé humano su mundo empieza y termina  en el cuerpo de la Madre.  Al bebé poco le importa si usted tiene un auto o casa de última generación o si vive en una caverna sin aire acondicionado. Para  el bebé la madre es su mundo, su alimento, su sobrevivencia y supervivencia. A través de la madre aprenderá a conocer los lugares y las persona seguras de las que podrá confiar. La madre a su vez posee el instinto de proteger a cría. Ese cóctel hormonal que nos retuerce cuando escuchamos a nuestro bebé llorar. Este enlace de comunicación, el lenguaje no hablado de los latidos,  la respiración,los olores madre e hijo y el contacto piel con el piel, que es lo llamaría el  amor más puro. Ese amor que  explota con el nacimiento, que no se inspira porque seamos más lindas o más feas, tengamos más o menos dinero, títulos académicos, Las mujeres que somos románticas por naturaleza, nos pasamos la vida soñando con ese amor que es incondicional, que va, más allá de todo raciocinio, que nos quiera por el simple hecho de ser nosotras. Bueno,  la buena noticia es que ese amor viene con cada uno de los hijas (os).  ¿Entonces porque huimos?

Los bebés  mamíferos humanos al nacer son  100%. dependientes de sus madres. Su esqueleto en formación, su capacidad de desplazarse por si mismos es nula, su sistema digestivo solamente está preparado para recibir leche de sus madres por los primeros meses de vida.   Para un recién nacido y hasta el primer año y quizás más, Los bebés tienen la necesidad natural y normal de ser llevados en brazos constantemente.Los bebés tienen la necesidad natural y normal de ser llevados en brazos constantemente. En el caso de los primeros meses, los bebés al despegarse del cuerpo de su madre (u de otro cuidador(a)),  no pueden comprender que su madre va a volver, para ellos incluso al irse a otra habitación y para otros bebés el ser dejados en otra superficie que no sea el cuerpo de su madre es como si los hubiera abandonado. Tampoco pueden entender el concepto de distancia, para ellos da lo mismo si usted está a 5 metros o se mudó de país.   Los bebés no son caprichosos, porque ellos no tienen esas capacidades de manipulación hacia sus progenitores. Nuestros hijos son nuestras crías indefensas que no tiene las capacidades de atenderse por si mismos, que necesitan desarrollarse a través del cariño y la seguridad de sus padres y especialmente de la madre. Los seres queridos amados, son y serán los seres confiados y seguros en los años venideros. Cuando una madre toma en brazos le da el mensaje de satisfacer sus necesidades emocionales de sentirse acurrucado, acompañado y seguro en los brazos de su madre. Se nos ha enseñado durante siglos a menospreciar las necesidades emocionales. Nadie puede dar lo que no tiene. Nadie pide lo que no necesita. No podemos querer criar hijos concientes, amorosos sino llenamos y cumplimos con sus necesidades en primera instancia.

Referente a la importancia de llevar a los niños en brazos o portearlos (llevar al bebé en un portabebé) es un tema que voy a dejar para otra ocasión, porque da para largo. Se los debo!

La culpa

¿Se han fijado que en estas últimas décadas se ha generado una especie de neblina hacia el sentimiento de culpabilidad?.

Me ha llamado la atención este tema cuando se ha habla de la maternidad(paternidad), pero que en realidad se puede extrapolar hacia cualquier ámbito de la vida y del desarrollo humano.

Me llegó el concepto cuando se entra en discusión de que no hay que vanagloriarse mucho de que uno le dio leche materna a su hijo, para no sentir culpable a aquella madre que no pudo. Sin embargo, el no hacer sentir a alguien por algo que no pudo hacer o no pudo acceder, realmente no ayuda, más bien todo lo contrario. Sólo justifica y le da una falsa impresión de que todo está bien. No elimina la realidad, y por lo tanto no se hace nada por mejorar y menos aún evitar que se repita los mismos errores en el futuro con uno y con otros. El no hablar de los errores propios o de otros y las respectivas culpas, es sólo meter la basura bajo la alfombrar y es ahí donde se crean los mitos y las especulaciones.

Hablemos las cosas como son, hablemos con nosotros mismos y con otros de nuestras culpas, errar es humano y es normal. Nadie es perfecto. Reconocer nuestras debilidades no nos hace más débiles sino todo lo contrario. Te da el poder y la fortaleza del auto-conomiento y de las auto-limitaciones y con ello, podemos buscar caminos, herramientas y ayuda..en síntesis nos sirve para crecer y ser mejores.

Si quisiera hacer una lista de mis culpas, les aseguro que sería bien larga, a lo mejor más larga que la suya. Aquí algunas muestras:

Nunca a puse atención ni aprendí en las clases de piano que mi mamá me obligaba a tomar cuando era niña. Ahora me gustaría saber para enseñarle a  mi hija que sí quiere. Podría decir que tocar piano es terrible de aburrido, ridículo, anticuado… pero eso sería sólo mitos para justificar mis culpas. ¿Qué puedo hacer? Buscar clases para  mi niña si es que quiere y por supuesto alguien que sea entretenido y motivador.

Otro..mi hija nació por cesárea. Mi culpa fue que  no fui preventiva, leí información equivocada, creí lo que me estaban diciendo sin cuestionar…resultado..no le pude brindar a mi bella hija la entrada al mundo que ella se merecía. Podría mentirme y decir que sí fue necesaria, que la salvaron, que al fin y al cabo está sana y salva. Lamentablemente, esas justificaciones también servirían para seguirle faltando el respeto a mi hija y eso sería errar sobre lo errado. Que pude hacer y que voy a hacer al respecto. Primero, no repetir mis errores pasados. Busqué y le dí una llegada al mundo tranquila y amorosa a mi segundo hijo, del cual su hermana fue testigo. Segundo, le hablé y la seguiré hablando con mi verdad a mi hija, le pedí y pediré disculpas. Tres, estaré aquí con mis oídos y mi corazón listo para cuando ella venga a contarme de sus culpas.

Ejemplos hay muchos y son parte de la vida, yo seguiré trabajando con mis culpas, un día a la vez.

El menosprecio a lo emocional.

No hablo y no pienso mucho acerca de mi madre porque nuestra relación está congelada desde hace ya muchos años. Ella fue una “buena” madre que lucho con todas sus fuerzas físicas e intelectuales para darnos lo que ella consideraba lo mejor. Lamentablemente, su centro fue el nutrir el cuerpo físico de sus hijos que hemos sido sobreviviente como ella lo fue, así mismo como mi abuela. En síntesis estamos vivos gracias a ella y por eso le voy a estar por siempre agradecida. Sin embargo, guardo muchos resentimientos de los cuales entiendo y a veces no comprendo. Sé que ella es víctima de la pobreza, la lucha de la clase obrera intelectual de la época de mi abuelo,  el llegar a ser profesional en tiempos en que las mujeres estaban llegando a ocupar espacios en la educación, política, plano laboral, y tener que tener familia, tener hijos, etc..En plena época de grandes conflictos sociales, exilio, hambre, pobreza y tratar de parecer gente en medio de tanto caos.

 Pero así y todo ella fue víctima principalmente de su madre y sospecho que mi abuela victima de las generaciones anteriores. La supervivencia era tan vívida que no había espacio para nada más. Las emociones no era importantes, no había tiempo ni energía para ello. Cualquier dejo emocional era atacado al unísono con violencia y despreciado.

Ante semejantes circunstancias, por supuesto que me trato de poner en los zapatos de mi madre. Me imagino que ella debe haber sufrido mucho y hasta el día de hoy  debe estar cargando con sus carencia. Yo no soy quien para juzgarla, mi corazón  tiene  compasión y también rábia. Si, rabia con la sociedad, el mundo, la historia, nosotras mismas las mujeres por mirar en menosprecio las emociones.

Si en las mujeres en mi familia como en muchas otras hubieran sido cobijadas, comprendidas, hubieran sido infinitamente más felices. Hubieran podido hacer más con eso poco que tenían. Ejemplos tengo muchos… de muestra un botón…mi madre pasó hambre y no comía comidas que consideraban de pobre para que no los confundieran como tales. Me pregunto donde está toda esa gente a la que me abuela trataba de aparentar. No fue justo para ella, por supuesto que sufrió mucho al sentirse impotente de no poder brindar los alimentos que ella quería para sus hijos, pero,realmente que ¿es más importante lo que los otros dirán o nosotros mismos?.

Ahora pasando a estas épocas más felices. Veo (y me ví ) a madres omitiendo sus instintos por lo que pensarán los otros. Ejemplo de estos tiempos, un niño de un año le pide teta en público a su madre, la madre le dice que no y en los siguientes meses empieza el destete porque terceros lo consideran que el niño ya esta grande para tanta niñería.

No podemos tomar buenas decisiones, ni priorizar sino nos miramos hacia adentro. Este auto-conocimiento es una proceso continuo y al principio doloroso. Uno abre puerta a habitaciones que han estado cerradas  y llena de polvo por mucho tiempo, pero es necesario para nuestro crecimiento, para poder ser mejores personas, para poder ser mejores padres y por ende, también mejores hijos.

Aprendiendo de los alimentos

Una de las tantas cosas que deseamos como padres cultivar en nuestros hijos es el placer por la comida y la buena mesa. Para nosotros cada día se necesaria la adquisición de una buena calidad de alimentos. Es importante para nosotros que sean orgánicos, de preferencia locales y de fuentes sustentables.

Por qué es tan importante. Diría más bien que es imprescindible, porque de ello depende su salud. Sin salud es más difícil disfrutar de la vida. Es importante valorar y cuidar las cosas que se tienen y en especial la bondad de tener una excelente salud.
Nos hemos preocupado de buscar nuestros alimentos, de ir directo donde el agricultor, saber de dónde y cómo son criados los animales, que no reciban hormonas, que pasten, que nuestras verduras y frutas no sean genéticamente modificados, que no sean fumigados con químicos y pesticidas. A si mismo, es importante que sepan los ciclos de la naturaleza y del trabajo y paciencia que viene con cada regalo de la tierra. La relación con los alimentos es la continuación natural de la herencia natural de sus procesos de lactancia. La continuación de la autoregulación de la lactancia en demanda. El saber hasta donde deben comer.
Para ello es básico que conozcan los alimentos, sepan de donde vienen, los cultiven, y cosechen y los preparen y cocinen.

Nosotros como padres tratamos arduamente de preparar nuestros alimentos desde cero. Para saber cuales son los efectos de cada ingrediente que consumen es necesario que adquieran la familiaridad con ellos.

A mí me da mucho orgullo cuando mi beba habla de lo que est[a comiendo, hace preguntas, y se cuestiona acerca de los nutrientes. Cuando digo que voy a empezar a preparar algo y empieza a sacar los ingredientes o me recuerda que se me olvidó algo. Para que les digo mi felicidad cuando me ofrece ideas de cocinar algo o modificar una receta. Todo eso me da una tranquilidad que va a tener las herramientas cognitivas de elegir sus alimentos por sí misma, de prepararlos y de conseguirlos.

Si quieres ayudar a alguien no le des un pescado, enseñale a pescar.

“Lactancia Prolongada”

Extraño y controversial para los lactivistas este término. Me explico:

Antes de ser mamá nunca le había puesto, como dice mi viejo, mucho “coco” a esto de la lactancia. Me parecía que era lo más natural para los “bebés”. Pensaba que era fácil para los recién nacidos, y si no para eso estaba la fórmula, y si era orgánica mejor. Al nacer mi hija, por cesárea (innecesaria) y por inseguridades de nueva madre, presiones sociales y médicas, y una montaña de mala información y cero apoyo,con excepción del apoyo hacia mi incondicional de mi marido, estuve complementado con fórmula los primeros dos meses de mi beba. Después de eso,  vino una etapa salvaje de florecimiento de mis instintos  donde desteté de la fórmula artificial a mi criatura. Desde ahí, nuestras vidas han divergido por caminos nunca antes imaginados por nosotros. Mi niña ahora de 5 1/2 años sigue tomando leche de su madre, yo, que la quiero mucho,que la adoro tanto. Sí leyó bien, 5 1/2 y todavía toma teta… uy!… eso mismo hubiera dicho yo hace  ya más de 6 años.  No se preocupe, no los juzgo, es nuestra sociedad que nos ha tenido de algún modo los ojos vendados, o quizás porque no queremos ver, ¿quién sabe?.

Si, mi beba toma leche aquí, y allá, cuando ella quiera, generalmente es cada dos o tres días, quizás más. Cuando necesita una ayudita extra para quedarse dormida, o cuando simplemente tiene ganas de regalonear.

Sigo más, tengo un niños de dos años, uy! no habían sacado la cuenta. Por supuesto, que también toma leche de su mamá. Siga sacándola las cuentas. Le da leche a dos niños, mayores  de un año. Siga pensando, lo que significa que le dio durante el embarazo del segundo.¡Muy interesante!. Le cuento más, no soy la única, ni cosa rara alguna. Esto no es nada extraordinario. No se preocupe, no me siento especial en lo absoluto, ni mis hijos tienen ninguna cualidad especial por sobre los suyos. Yo los considero especial, por supuesto, y maravillosos porque son mis hijos. Como es normal y lógico e imprescindible que usted considere especialmente importante los propios.

Cuando llegué al mundo de las madres lactantes y de la crianza natural o con apego, me confieso que después de mucho tiempo me sentí en casa, en mi propio cuerpo.

Leí y sigo leyendo muchas cosas muy interesantes. Por ejemplo, no tenía idea que la edad promedio de destete natural entre los humanos se ubica en algún punto entre los 2, 5  y 7 años. Si, leyó bien años, no meses. Ven, porque  digo que nos han tenido engañados. Siendo así el término lactancia prolongada se podría considera a la alguien que siguiera lactando como a los 9 años o una cosa así. Entonces, hablar de lactancia prolongada a 6 meses, un año, o dos es irreal, porque hasta allí están tan sólo cumpliendo con la norma, ni más ni menos.

Les dejo algunos enlaces:

http://www.llli.org/Lang/Espanol/destete.html

http://books.google.com/books?id=AHVQYoWIlKEC&pg=PA391&lpg=PA391&dq=Edad+promedio+del+destete+en+los+humanos&source=bl&ots=Rpct19ufHd&sig=7Jvxuak3PHKe6rD29OxXTU1pXBA&hl=en&ei=k0TMTOe6IIOB8gafnZWQAQ&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=3&ved=0CCQQ6AEwAg#v=onepage&q=Edad%20promedio%20del%20destete%20en%20los%20humanos&f=false

Historia de la lactancia

Me llegó este artículo que lo encontré realmente fascinante. Siempre he encontrado muy interesante todo lo que ha ido pasando con la crianza de nuestra especie, las connotaciónes sociales y económicas.

Espero que lo disfruten http://mater-pater.blogspot.com/2010/10/historia-del-amamantamiento.html#comment-form

Hasta donde yo sé, seguimos siendo mamiferos.

A raíz del controversial artículo en una revista del periódico español  El Mundo titulado “Madre o Vaca”, me dio por escribir algunos parrafillos en respuesta.

Mi parecer, se  nota que a ” El Mundo” necesita armar polémica para vender, ya que las noticias de la vida real no les debe estar dando demasiado. Vergüenza del periodista que necesita recurrir a la ofensa de las mujeres y de las madres para que lo publiquen, las fotos denigrantes y de mal gusto, y el reportaje barato.

Soy madre lactante sí  de dos crías humanas y  a mucha honra. No preciso que me anden comparando con ningún mamífero, y si así fuera preferiría la comparación con primates más cercano. Pienso, que el día que nos convirtamos en robots u en otra máquina, dejaremos de ser mamíferos, de ser animales “pensantes” (aunque yo no sé porque les causa tanto trauma ser considerados en el reino animal), pero animales al fin y al cabo…hey!!, si me caigo y me raspó la rodilla, seguro que sale sangre (uy! que asco… un fluido humano)…parece que algunos considerarían más moderno y tecnológico hacer corto circuito y botar aceite de auto o algún líquido fluorescente para que sea más cibérnético….jajaja

La liberación de la mujer, nos da la libertad de decidir, y en esto valido cualquiera se la decisión de una madre de alimentar a su hijos como le plazca. Si alguien desea alimentar a sus hijos con pura comida chatarra, es asunto suyo, es su libertad, son sus prioridades,  nadie es quién para andar juzgando. Por otro lado, me gustaría ver cuantas páginas en el mencionado periódico le ha dedicado a las madres lactantes que han encontrado miles de obstáculos por falta de apoyo social, laboral y/o familiar  y que han luchado por darle de la leche de  mamá un día más, una semana más , un mes o un año más. Yo prefiero quedarme con aquellas historias de esfuerzo, que inspiren y  que unan.

Sé de muchas madres que han dado leche de bote, de tarro de fórmula, como quieran llamarla. La gran mayoría por falta de información y apoyo. Nadie es quién para juzgar las situaciones, pero tampoco es justo ofender a la madre lactante. Si una madre que quería darle leche a su bebé no pudo por falta de apoyo o desinformación, hay que llamar las cosas por su nombre. Se debe tener rabia, y hacer algo para que eso no vuelva a ocurrir, para que otra madre  no le pase lo mismo injustamente.

 Lo que pienso, es que para muchos les es más fácil descalificar que trabajar. El criar y tener hijos es trabajo pesado,  requiere dedicación, esfuerzo físico y mental, y mucha voluntad, quizás es una de las cosas que más vale la pena en esta vida. Lactar a nuestros hijos en pleno siglo XXI no es tarea fácil, pero tampoco es educarlos y mantenerlos saludables,  tener la plata para los gastos, trabajar, subsistir y ser competitivos. ¿Pero es aplaudible tirar la toalla?  pretendo que mis hijos aprendan que sólo se haces lo que es fácil y conveniente.  Ej: Para que vas a hacer ejercicio, si vas a sudar y te vas a cansar..que lata!!…entonces, mejor nos tiramos en el sofá en invernamos por siempre,y para no sentirme culpable, digo que soy super moderno porque aprieto todo el día los botones de control remoto de mi super cachilupi TV de última generación. Y después  me pongo a despotricar que aquel que anda trotando por ahí es un salvaje, se creer animal  ..¿se creerá tigre o gacela?, que esos son mitos eso de hacer ejercicio, que es más bacán esperar la última cirugía de resuscitación.

Soy humana y le doy leche humana a mis hijos, no tengo intención en que tomen leche de vaca para convertirlos en terneros…Muuuuuuuuuuuuuhhhhhhhhhhhhh.

PS. Pobre vaca que se les maltrata su nombre. Quizás, ellas estaría más felices  de poder dar de lactar a sus crías libremente, y no tener que destetarlos prematuramente, para que su leche sea aprovechado por los hijos de otra, y más encima de otra especie.No hay derecho!

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: