Nacimiento y primera lactancia..

Encontrar información en Internet acerca de la lactancia y parto es bastante fácil. Lamentablemente la primera los primeros sitios de Internet que entregan los buscadores son aquellos publicitados por la industria de la  leche ( de vaca altamente procesada) que son las mismas que producen  las leches de fórmula artificial para los bebés. Definitivamente hay por supuesto un gran conflicto de interés al respecto. Sería como ir a buscar información de vida saludable en un local de comida rápida.

En estos tiempos en que ya no vivimos en comunidades de familiares, llegamos a la Lactancia, Parto y Maternidad (Paternidad) sin apoyo, información y de una soledad increíble. La publicidad se nos ha metido por los ojos y se nos rebalsa por los poros. La preparación para el  nacimiento de nuestros hijos se limita a conseguir una buena clínica de infraestructura lujosa (con Obstetras con muchos Títulos y Post-grados colgados en la pared de impecables diplomas),   de una habitación bellamente decorada llena de aparatos sofisticados de última tecnología , y con una cálida y amorosa celebración de Baby Shower donde inundan a los padres de plásticos, peluches y máquinas muy tiernas que tienen como objetivo reemplazar el calor de la progenitora, de su alimento… de la separación física y emocional del bebé y de su madre.

Las nuevas madres de maneras muy confiada, logran relegar por completo todo lo que se les encima relacionado con el parto y lactancia a estos profesionales con diplomas, que nos aseguran salvar la vida de nuestro bebé y nuestra.  Sin embargo, si fuéramos realmente científicas y calculadoras, pediríamos resultados.. – A ver, Señor Doctor, presente sus estadísticas…(no se nos tiene que olvidar que el paciente-madre, al fin y al cabo, es el CLIENTE).  Usted como cliente está comprando un servicio, ya sea que lo pague directamente de su bolsillo, sea seguro privado, o público (seguro que se paga con los impuestos de todos)..al final, el doctor es pagado por alguien y en última instancia, el pagador que está comprando un servicio es el paciente. El doctor no trabaja de gratis y es lo que corresponde, pero tampoco le está haciendo un favor. Nos encontramos entonces, con altas tazas de cesáreas e intervenciones innecesarias..leáse, mientras mayor nivel socioecómico mayor es esta cifra, de las cuales muchas si es que no la gran mayoría son ajenas a razones médicas propiamente tales…de nuevo pedimos cifras..es ilógico y absurdo  que un 40 a 60 % de  nacimientos sean por cesáreas en algunos estratos de la población ( la OMS recomienda un máximo de un 10-15 %), es no creíble que científicamente sea real. Si fuera así, no estaríamos aquí como especie. No estoy en absoluto en contra de las cesáreas como un excelente procedimiento de emergencia que sirve para salvar la vida en caso de peligro inminente de la madre y el bebé. Y vuelto a lo mismo, no es la norma que medicamente ese porcentaje tan alto esta en peligro de muerte, si fuera el caso tendríamos que seriamente tomar medidas inminentes para nuestra supervivencia como especie, porque algo estaría realmente mal.

 A estas alturas se preguntará usted, que tiene que ver esto con la lactancia, pues mucho. Las cesáreas como otras intervenciones por razones no médicas durante el parto, le quitan la confianza a la madre de sus capacidades físicas y emocionales de estar a cargo de su nuevo rol como madre. Una mujer al encontrarse con un cicatriz de cirugía mayor como es la cesárea, no se puede encontrar en plena capacidad física  para hacerse cargo de su  bebé. La faltó del cóctel hormonal de un parto vaginal normal.  El mejunje de medicamentos que se le administró a la madre antes, durante y después; dificultan las primeros momentos, días de lactancia para la madre y el bebé. La recuperación física es difícil, a veces dolorosa y por lo demás no óptima. Van a salir voces diciendo que ellas tuvieron cesáreas y no tuvieron a problema al poner el niños al pecho, hay muchos casos de estos, pero no es el caso de la mayoría. Se encuentra con exceso de fluidos  por sueros, los pechos demasiado engrandecidos, bebés adormilados y con poco reflejos de succión que pueden durar días, etc..También es posible crear el apego a pesar de la separación cuando envían a la madre a la sala de recuperación, pero se requiere de mucha voluntad y un apego que se tiene que crear desde el intelecto y que cuesta que fluya de manera natural como cuando surge del instinto después del cóctel hormonal durante del parto.  Para más información veáse los artículos de Michel Odent.

Vuelvo al punto, antes semejantes intervenciones no nos educamos, nos se nos educa y no queremos saber. El miedo nos domina y nos impide tan siquiera echar una investigadita. Confiamos a ojos cerrados  en el primer diagnostico que el doctor nos da y aceptamos obedientemente el procedimiento a seguir, sin ni siquiera pedir por posibles alternativas y para que decir de pedir segundas y terceras opiniones. Me atrevo sin descaro a decir; y leáse que me incluyo en todo y en cada cosa que he planteado, porque también actué  alguna vez así, que cotizamos más al comprar un televisor, un computador, un celular, un auto o un casa nueva  que las opciones y posibles escenarios en como nuestros hijos llegan al mundo.

Les pongo un ejemplo para que sea más fácil de visualizar. Imagines que usted y su familia deciden irse de vacaciones a la playa (o al campo).  Ustedes toman precauciones de manera anticipada, preparan el auto con gasolina, le echan una chequeadita el vehículo para no quedar varados en el camino, y hasta a lo mejor tienes contratado un  servicio de grúa en caso que exista alguna emergencia en el camino; deciden la hora que van a salir para que no les toque el tráfico, deciden por los costos de los peajes, distancias y camino. Planeando cómo y dónde comer en el camino, y dónde parar para estirar las piernas e ir a baño. Calculan a grueso modo cuanto dinero van a necesitar para el camino y las vacaciones, y el medio de pago que van a ocupar, por supuesto de tenerlo a mano. Su objetivo es llegar a destino en las mejores condiciones  para empezar a disfrutar las vacaciones.

Imagínese ahora todos los posibles escenarios, si ustedes no se prepara y no se educa antes semejante aventura. Pueden quedar botado con el vehículo en l carretera con la familia y los niños chicos impacientes y con hambre, después que se pierde y no tiene plata para pagar el peje o la gasolina. Que hay alguien que se hace pipí y no encuentra donde parar en lugar conocido y le agarró la noche,  se encontró metido en un tráfico descomunal y más encima, se le quedó la billetera. Para rematarla, al llegar a destino la cabaña que arrendó la habían doble reservado y va a tener que esperar otro día para que le asignen una cabaña nueva. Por supuesto que también puede apostar a su suerte, y que le toque la dicha de que nada malo pase. En caso de catastrofe natural, está usted conforme porque al final y al cabo están todos sanos y salvo, pero…Realmente es mejor empezar las vacaciones con el pie derecho.

En este caso el parto sería el viaje a la playa, y las vacaciones y el descanso serían la primera lactancia y el puerperio.

 Por supuesto, que si está informado y se toman decisiones con antelación y /o se tiene mucha suerte, el apego y la lactancia  de los primeros días y meses van a ser más fáciles. Si se cuenta con voluntad, apoyo familiar, médico y social las cosas siempre van a ser más fáciles, pero sino es así, hay que tomar medidas y buscar opciones y apoyo. Es la salud y bienestar actual y futuro del bebé y la madre lo que está en juego, y eso jamás debe tomarse con ligereza.

Nota:  Tampoco estoy en contra de manera absoluta contra la leche artificial para bebé. Por supuesto, que tiene su lugar, pero dentro de las opciones de alimentación de un bebé la Fórmula ocupa el  Cuarto Lugar. Pero ese es asunto lo voy a tratar otro día.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Andrea Precht
    Oct 09, 2010 @ 14:11:11

    A mi me llama la atención como en la generación de nuestras madres era muy común que se les “cortara” la leche y “debieran” recurrir a la leche en polvo.

    Responder

  2. aprendiendoaser
    Oct 09, 2010 @ 15:20:19

    Muy interesante desde el contexto histórico. Después de la Segunda Guerra Mundial (´50-´80) pasando por toda la etapa del feminismo que se confundió con masculinización, ¿culpa del mismo movimiento feminista?. La mujer tenía que entrar a trabajar (3 meses de post-natal, ahí a todas se les acababa la leche) , tenía que ser moderna, las labores maternales se veían (ven) con menosprecio…Agregémosles la gran cuota de la profesionalización-masculinización de la medicina (a partir de la segunda mitad del siglo 19) y la industrialización. Mala combinación para el duo Madre-Hijo(a).
    Si te fijas, imaginate propaganda de los años ´60-´70-´80 para la madre moderna, leche en polvo…toma control de cuanto le da en una mamadera (conducta masculina, tiene que saber cuanto ml. es lo que toma el niño). Al mercado no le conviene una madre que no gaste en leche (nadie hace negoci0)…ante cualquier inseguridad de la madre, no hay que preocuparse, sie esta este producto moderno, creado en los laboratorios, que le da todo que tu bebé necesita… Un producto pensando en tu hijo!…jaja )para el Pedrito, el Juanito, total da lo mismo). Para que usted (madre) se vaya a trabajar tranquila…
    Es muy interesante como la Política (que al final siempre es una sumisión a intereses comerciales) a tenido influencias significativa detrimentales en como criamos a nuestras crias. Un ejemplo muy llamativo, es la popularización de las cunas desde los comienzos de la Etapa Feudal. Las innumerables guerras por acaparan territorios se basaba en tener grandes masas de “peones” dispuestos a dar la vida por su Señor. Para ello, era necesario engrandecer las características de valentía, hombría, honor, etc. Las madres en forma natural (creada por el instinto de supervivencia de la especie) jamá en forma voluntaria entregaría un hijo para que se lo maten en batalla, y a su vez el hijo recononocerá las señales de la madre y la seguirá por su supervivencia y se revelará a pelear. La cuna fue un medio clave para crear este desapego…hacer a los hijos varones más fuertes, más machos y de paso, disminuir las tomas de leche durante la noche, para el retorno de la fertilidad de la madre, y tener más hijos,… más mano de obra, más manos para pelear…Win-Win situation!. Ahí es donde aparece el rol del padre que produce el desapego como forma de emular el ejemplo y las ordener de su Señor “que sabe lo que hace y que va a velar por el bienestar de mi familia”. ..yeah! right!

    Jajajaja… me salió larga la respuesta…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: