Crianza de hoy

En el camino de la Crianza, por andar mirándo las hormigas se nos pasaron lo elefantes. 

Hace unos días hablé por teléfono con un familiar que tienen una pequeña bebé de tres meses. Les había tratado de transmitir la múltiple información sobre maternidad, bebés, partos, crianza, etc durante el embarazo. Por supuesto, que mis múltiples e-mails parecieron caer directamente al vacio.  Dicha bebé había pasado dos noches atrás en la clínica por una fiebre y por la sospecha de Rotavirus.  Entendí muy bien, el nerviosismo vivido por los nuevos padres del puro pensar que su pequeña pudiera enfermar. El padre muy cansado por tener que trabajar la mañana siguiente, compunjido por el ataque de pánico de la abuela que había ido a ayudarlos durante los primero meses.
Me quedé pensando a lo que hemos llegado en nuestra crianza, ahora las abuelas no son poseedoras de las sabidurias sanadoras centenarias transmitidas de generación en generación. Y ellas no pueden cobijar a sus hijas y apoyarlas cuando llegan a la maternidad. Sé que tienen las mejores intensiones, una voluntad a toda prueba, pero perdieron la confianzas en sus madres para pasarle la pelota a los doctores. Si un bebé les da una fiebre, sienten mucho miedo, y su primer pensamiento es correr rápido, muy rápido al primer doctor. Realmente, no es eso lo que necesitamos como nuevas madres. Necesitamos que nos transmitan conocimiento, experiencias, confianza y apoyo.

En este procesos de alcanzar derechos de la mujer, cometimos el peor de nuestros errores, nos olvidamos de nosotras. Olvidamos  nuestros conocimientos, nuestras sabidurias, nuestras recetas, nuestros rol de mujeres en cuerpo y en alma.

Me considero feminista pero en nuestro caminos por alcanzar espacios creo que perdimos el rumbo. Ahora somos profesionales, tenemos más poder económico y político. Hemos alcanzado el poder de  decidir cuándo y cómo. La idea era sumar no trocar. Se nos olvidó que somos mujeres por sobre todas las cosas y la idea no es convertirnos en hombres, la idea es que podamos ser mejores mujeres, plenas en todo el sentido de la palabra.

Me gustaría que nos vieramos como mujeres, como madres de manera integra y para ello tenemos que valorarnos. El cuerpo de la mujer es femenino, sensual, atractivo, diseñado para atraer al sexo opuesto..¿para qué?. Para poder mantener la especie, para ser madre y para alimentar a nuestros hijos en la infancia. No para lucir grandes tetas artificiales que no quieren “echarse a perder” para alimentar a nuestras crias, con grande caderas en sexies jeans y que después de haber visto mucha tele nos tienen convencidas que tener hijos es casi un kárma y a tener pánico de parir. ¿ Ven?, no hemos sumado. No crean yo también pensaba así. Tenemos que recuperar el placer de ser madres, de criar a nuestros hijos, de disfrutar de su compañía, es un camino que tenemos que re-aprender y re-inventar.

En síntesis, me gusta ser mujer

Anuncios

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. educandoencasa
    Sep 27, 2010 @ 00:30:14

    Un dos tres por mi y todos mis compañeros. Jajaja. Soy la primera en comentar, me creo la muerte.
    Hablando en serio. Hoy en día crecemos lejos de los niños, antiguamente con la familia extendida siempre había una guagua dando vueltas por ahí, y tu ibas aprendiendo de a poco a criar. Cuando una primeriza tenía su hij@ la rodeaban tías, primas, hermanas y la madre que podía acompañarla en el proceso. Hoy, aprendemos con nuestro primer hijo, sumado a la enorme cantidad de información contradictoria y débiles redes de apoyo…el cuento puede ser muy angustiante. Creo que los papás y mamás primerizas están más sólos que nunca.

    Responder

  2. Ilse
    Sep 27, 2010 @ 03:35:16

    Bien dicho!! Concuerdo con tu opinión, pero el camino de vuelta a una vida más plena como mujer, después de años dedicados sólo al éxito profesional, no es tan fácil, pero vale la pena.

    Responder

  3. mane
    Oct 27, 2010 @ 20:30:56

    tengo la suerte de que la Jo no va a la sala cuna y se queda en casa con mi mamá… HS a la antigua… ha sido una etapa maravillosa para ambas…y a mi me ha dado la enorme tranquilidad de saber que está “casi mejor que conmigo” 😉

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: